GUSTAVO CASTRO CAYCEDO

                        

“Tetas” suicidio y un periodista cobarde

 Por Gustavo Castro Caycedo
 Con tetas...¡para que más!
Temas expuestos en la Gaceta del Círculo de Periodistas de Bogotá CPB,
¿Cuáles son los modelos de comportamiento recurrentes, día tras día? ¿Qué visión están dando a las niñas y a las jóvenes colombianas sobre “como triunfar, sin problemas”? ¿Y cuáles las tragedias familiares de jovencitas que terminan pudriéndose en una cárcel por imitar lo que ven en TV?
No es un asunto de moralismo; la TV recrea como protagonistas de dramatizado a reinas con concursos de belleza comprados, modelos que se prostituyen, presentadoras ligeras, bellas protagonistas de escándalos que irrespetan oficios dignos; actrices “facilitas” y las famosas “prepago”, que enseñan a las menores y a las jóvenes, que la vida es tan fácil que no vale la pena trabajar, ni luchar, ni ascender socialmente gracias a las virtudes; que lo más fácil es portarse como las protagonistas del sonado “Caso Varela”, de 2008.
Hoy, muchas jovencitas inspiradas en esos modelos, están cayendo en la danza del dinero fácil y mal habido, con el que se consigue lo que se quiere, no importa el costo ético ni de la dignidad; ni las tragedias familiares que causan esos modelos, que insisten en que, con “tetas” todo se consigue, y que dañan a niñas a las que muchos padres habían logrado convertir en personas de bien. Esta es una tragedia poco investigada, pero de dimensiones dramáticas.
Estamos ante el fenómeno de adolescentes y jovencitas que compran la idea de la vida fácil; que es despreciable ascender socialmente a través del estudio y el trabajo, y que lo   que resulta   válido es mostrarlo todo…Y venderlo. Esos modelos son “desencadenantes compulsivos”, que por repetición convencen y son imitados porque se “venden” como ejemplos de comportamientos válidos.
Me pareció oportuno el especial de Pirry sobre “Las “Reinas de la mafia” y las modelos que han caído ante el poder económico de capos y mafiosos. Ilustró el caso de la antioqueña Juliana Sosa, arrestada en México con un narcotraficante, y presentó el tema del romance entre Pablo Escobar y la tristemente célebre Virginia Vallejo.
Claro está que hay pésimos ejemplos de “mejor familia”. Para mostrar otro aspecto del asunto, es bueno recordar el publicitado caso de ”una señora bien”, casada, que fue comentarista de TV y viceministra de Turismo, quien como candidata al Congreso por el “Partido de La U”, impactó al país cuando declaró que si ganaba la curul, posaría “como Dios la trajo al mundo”, dizque para conseguir simpatizantes. ¡Si gano me empeloto!, tituló la prensa.
 
Desenmascaran a periodista cobarde
 Esta es una noticia que aliviará a los integrantes de la inmensa lista de periodistas, personajes y ciudadanos que recibían copia de los insultos, agravios y calumnias de un cobarde seudo-periodista, que en adelante ya no se atreverá a ejercitar más su infamia. Se salvan así muchos ejecutivos, empresarios, dirigentes, periodistas, hombres públicos y personajes, de su enfermiza amargura.
Desde hace un tiempo existía malestar en el medio periodístico por el recibo de periódicos mensajes por Internet, remitidos con copia a una lista interminable de comunicadores y personajes de la vida nacional, con una característica: En ellos se denigraba de personajes respetables, entidades, periodistas y gente de bien; los panfletos jugaban con su honra y su imagen, de manera deshonesta.
El rastreo del envío de los mail, la observación de la lista de de los e-mail, (siempre la misma), y la coincidente alabanza en cada mensaje al mismo comunicador, (reputado como enredista de vieja data), permitieron detectar tecnológicamente quién es el pusilánime remitente del correo “cloaca” que ha ofendido y manchado la imagen de mucha gente. Será la justicia la encargada de investigarlo.
En su cobarde actividad el remitente “encubierto” enviaba desde su “mesa” de la infamia, sus andanadas calumniosas, de mala leche y grotescas, escudándose en seudónimos, como: “Manuel Borda”, “Aldo Maria Corzo”, y amparándose debajo de las faldas de la supuesta “Linda Jodorosky”, y de otros falsos remitentes.
El “personaje” del cuento, de quien no suministramos nombre, porque respetamos la reserva del sumario, también cometió el error de crear en su “mesa” de trabajo los correos de los falsos remitentes solo en gmail.com, al que también pertenece su e-mail; olvidando (aunque fuera para disimular) que existen otros correos como Hotmail.com, yahoo.com etc.
 La “metida de pata” que condeno a RTVC
 Los medios de comunicación informaron escuetamente: “Tumban decreto que creó la ‘Radio Televisión Nacional de Colombia’, (RTVC). Repitieron el boletín, pero nadie investigó, ni recordó, ni informó sobre los funcionarios públicos responsables de tal desacierto.
La ex Presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción, (Camacol), y candidata a la Alcaldía de Bucaramanga, Martha Pinto de De Hart, ministra de Comunicaciones entre los años 2002 a 2006, y su “escudero” Gilberto Ramírez Valbuena, dos personas que en realidad muy poco entendían de televisión, trabajaron “intensamente” para liquidar a Inravisión; coincidencialmente en el año cuando se celebraban las “Bodas de Oro” de la televisión colombiana. Algunos de sus colaboradores les advirtieron que estaban cometiendo algunos errores jurídicos, pero de nada valió.
Luego, Ramírez, improvisado Presidente del Inravision, pasó a ser el primer gerente de RTVC, cargo en el que fue sancionado por la Procuraduría General de la Nación, suspendiéndolo de sus funciones, por un mes.
Mediante la gestión de estos dos funcionarios fueron fusionadas Inravisión y la Administración Postal Nacional, (Adpostal), encargada de los correos nacionales. Las dos entidades tenían muy diferentes funciones, lo cual fue advertido a la ministra y a su segundo, pero ellos no entendieron las implicaciones. Al ser liquidadas Audiovisuales e Inravisión, crearon a RTVC.
Resultado de los desaciertos: el Consejo de Estado tumbó el Decreto 3525 del 2004, que creó RTVC, considerando que la errónea fusión interinstitucional, “fue en contravía de normas legales, porque se autorizó absurdamente la creación de una Entidad Descentralizada Indirecta, cuyos socios fueron Inravisión y Adpostal, con el carácter de Sociedad entre Entidades Públicas, del Orden Nacional, cuyo objeto fue la programación, producción y operación de la red de radio y televisión pública”. ¡Qué tal la metida de pata¡
 Buen ejemplo de CARACOL mal ejemplo de Teodoro
 El presentador del Canal Caracol expresó que “por respeto a la teleaudiencia y a los familiares de la víctima”, su noticiero se abstenía de emitir las imágenes del suicidio del vigilante David Leonel García, de 27 años, quien se lanzó de una torre de 30 metros, en Bogotá.
Aunque el telenoticiero tenía las tomas completas de la tragedia, registró el hecho pero no cayó en el amarillismo de mostrarlas, sentando con su acto un ejemplo de responsabilidad periodística…. Pero pocos días después, el señor que explota morbosamente y de manera mercantilista las tragedias y los hechos de sangre que dañan a los colombianos, irrespetando el dolor de las víctimas de la desgracia, porque los convierte en “shows” sensacionalistas. Sí, claro, se trata de Manuel Teodoro, quien emitió en su repugnante programa este mismo caso, pero “estampando” en la pantalla las imágenes del suicidio, que el Noticiero Caracol no trasmitió “por respeto a la teleaudiencia y a los familiares de la víctima”.