CHAVEZ FURIOSO MUJERES SE OPERAN LOS SENOS

 

Chávez esta furioso con las mujeres pobres que se operan los senos CLIK AQUI

El presidente venezolano cuestionó que mujeres sin dinero para ropa o vivienda piensen en operarse.
 Qué cosa, ¿no? "Y médicos que se aprovechan de eso", comentó Chávez durante su programa dominical Aló Presidente.
Muchos médicos "convencen a parte de las mujeres de que si no tienen unas 'pechugas' grandes, se sientan mal. íQué es eso, compadre!", exclamó. "Es doloroso ver a muchachas o mujeres que a veces no tienen recursos suficientes para una vivienda, para acomodar la vivienda, para los hijos, (para comprar) una ropita, y andan buscando para ver cómo se hacen una operación a los senos", insistió el mandatario.
Chávez comentó que entre las muchas cartas que los ciudadanos le envían con diversas peticiones, una vez recibió una para que financiara un implante de silicona. "Cartas que llegan por miles y esta solicitud me la trajo alguien. Creo que entre 20.000 o 30.000 bolívares (entre 4.600 y 7.000 dólares) para una operación de los senos. Yo la tuve que rechazar por supuesto", aseguró Chávez.
En Venezuela anualmente hay unas 30.000 mamoplastías de aumento. Venezuela -un crisol donde se han mezclado exóticamente los genes de indígenas sudamericanos, negros y europeos- es famosa por ser una fábrica de aspirantes a "Miss Universo", un país donde el bisturí para los retoques se utiliza sin complejos.
AFP
Los Senos, En Su Justa Medida
La cirugía para aumentar el tamaño de los senos (mamoplastia de aumento) es una de las más comunes del país. Se estima que cerca de 30.000 procedimientos de este tipo se hacen cada año en Colombia. Eso no significa, sin embargo, que no tengan riesgos o contraindicaciones. Se calcula que el porcentaje de complicaciones de todo procedimiento quirúrgico es, en promedio, de 4 por cada 100.
 Eso quiere decir que anualmente 1.200 mujeres se verían afectadas como consecuencia de una intervención que fundamentalmente se hace en personas sanas para mejorar la estética corporal.
 La creciente demanda de estas cirugías ha dado lugar incluso a un mercado negro de prótesis reutilizadas, con riesgos de infecciones; la oferta que hacen de estos servicios personas no entrenadas, así como la realización de los mismos en lugares que no están habilitados y no tienen las condiciones para afrontar complicaciones. Tal explosión de cirugías ha generado un problema adicional: la adecuación forzada del cuerpo a patrones estéticos definidos por presiones mediáticas que impactan, de forma dramática, a las adolescentes y jóvenes. Se recomienda que, en estos casos, la familia se involucre en estas decisiones y busque asesorías idóneas no solo de los cirujanos, también de expertos en temas de comportamiento.
 Cuándo no se recomiendan.
 Jairo de la Peña, ginecólogo y mastólogo de la Clínica San Pedro Claver, explica que en adolescentes con ginecomastia (senos de gran tamaño) hay que esperar hasta que sus glándulas mamarias se desarrollen por completo antes de someterse a una mamoplastia de reducción. La misma recomendación aplica a mujeres muy jóvenes que quieren aumentar la talla de sus senos. De la Peña aconseja que en mayores de 30 años, y sin embarazos previos, se practiquen revisiones médicas exhaustivas antes de cualquier procedimiento, pues en ellas hay más predisposición a padecer cáncer de seno. En general, a toda mujer que quiera aumentar o disminuir su volumen, los cirujanos deben ordenarles exámenes completos (incluida la mamografía) para descartar alteraciones. Los casos de quienes presentan rechazo de estas prótesis deben analizarse a profundidad, pues puede tratarse de reacciones inmunológicas que limitarían por completo estos procedimientos. Es indispensable que toda paciente pase por una valoración psicológica.
 CIRUGÍA NECESARIA.
 ‘‘Puse una tutela y por indicación médica me hicieron una reducción, que ha sido bendita”.
 Sofía, médica, 36 años.
 EL DOLOR DE ESPALDA ERA INSOPORTABLE’ .
 El dolor era insoportable. Una sensación de cansancio permanente terminó por incapacitarme en mi trabajo como médica sin que los tratamientos iniciados tres años atrás hubieran tenido resultados. La espalda parecía partirse y un adormecimiento en las manos me hizo pensar en enfermedades graves con desenlaces impredecibles.
 Lo único que me tranquilizaba era que los fines de semana el dolor disminuía coincidiendo con un aumento en las horas de reposo. Una consulta con el fisiatra me demostró que toda la molestia se relacionaba con el tamaño de mis senos, que desequilibraban mi espalda. Inicié un proceso de fortalecimiento y de mejoras musculares que representaron algo de alivio. La imperiosa necesidad motivó mi visita al cirujano. Puse una tutela y por indicación médica me hicieron una reducción del tamaño que ha sido bendita.
 No me importa la estética, solo que hoy no tengo dolor y mis molestias desaparecieron.
 Sofía, médica 36 años .
 EL DOLOR POR SOBREPESO ES INDICACIÓN DE REDUCCIÓN.
 El tamaño y el peso de los senos se relacionan directamente en la función muscular. A mayor peso, mayor impacto en la mecánica de la espalda. El dolor es el síntoma principal. Los cambios de postura y la carga progresiva deforman la estructura osteomuscular con repercusiones crónicas que, a mayor tiempo, son más difíciles de tratar. Aunque hay tratamientos sintomáticos la indicación absoluta es la reducción. Cada caso es independiente y así como hay mujeres que toleran tamaños y volúmenes aumentados, otras pueden tener molestias con tamaños que a los ojos pueden ser normales.
 Olga L. Estrada, médica fisiatra
 
PARA REGRESAR A LA PAGINA  PRINCIPAL DEL NOTILOCO
EL TIEMPO,COM