SOLDADO COLOMBIANO NOMINADO AL OSCAR

   

 

DOCUMENTAL: "Restrepo"
La historia de un soldado colombiano asesinado en la guerra
de Afganistán nominado al Oscar
 
El camino al Oscar de este documental inició en el festival de Sundance el año pasado en dónde ganó el gran premio del jurado.
Narra la historia de un pelotón de soldados enviados al Valle Korengal en Afganistán, su día a día, los combates y la rutina de los campamentos de guerra. Y en el medio de todo un soldado llamado Juan Restrepo, colombiano de nacimiento, al servicio de las fuerzas militares de Estados Unidos, que se desempeñaba como el paramédico del grupo y fue asesinado trágicamente en uno de los combates.
 Dirigida por los norteamericanos Tim Hetherington y Sebastian Junger, "Restrepo" es un crudo retrato de los horrores de la guerra, y desde ya parte como favorita para llevarse la estatuilla más codiciada de Hollywood en la categoría reservada para documentales.
Considerado uno de los destinos de guerra más peligrosos, el remoto valle de Korengal al este de Afganistán sirvió de base a un grupo de hombres que lideraban el frente americano en la zona. El valle fue abandonado por los militares en abril de 2010, sin embargo, a finales de 2007, casi una quinta parte del combate en Afganistán se estaba produciendo en el Korengal. La lucha fue a pie y fue mortal, y la zona de control estadounidense se trasladó colina por colina, de a cien metros por vez. Restrepo, el largometraje ganador del Gran Premio del Jurado para Documentales en el Festival de Sundance 2010, cuenta la historia, a través de la palabra de los soldados apostados en el Korengal en 2007 y 2008.
 
El filme Restrepo fue directamente del cine a la TV con su debut en Nat Geo. Filmada por el galardonado fotoperiodista Tim Hetherington y el periodista-escritor Sebastian Junger, Restrepo relata una crónica de 15 meses en la vida del segundo pelotón estadounidense de la 173° Brigada Airborne. Construido y tripulado por los soldados del segundo pelotón, Restrepo es un puesto estratégico que tomó su nombre en honor al médico colombiano Juan Restrepo, quien fuera muerto en acción. Al final del despliegue, Hetherington y Junger habían filmado 150 horas de combate, desde el aburrimiento, el humor, el terror y la vida cotidiana en el puesto de combate.
 
Algunos días, el puesto era atacado tres o cuatro veces desde distancias no mayores a 50 metros. Hetherington y Junger – a veces trabajando juntos, a veces en forma individual – hacían todo lo que hacían los soldados, excepto hacer guardia o disparar durante los tiroteos. Dormían junto a los soldados, comían con ellos, sobrevivían el aburrimiento, el calor y el frío y las moscas junto a ellos, salían a patrullar con ellos, y eventualmente llegaron a ser considerados prácticamente parte del pelotón.
 
Las condiciones para filmar no podrían haber sido más duras. Las montañas de los alrededores se elevaban a más de 3.000 metros – todo era atravesado a pie. Las operaciones de larga duración implicaban llevar baterías suficientes para la cámara para que duraran una semana o más, además de los más de 20 kilos de equipos requeridos incluso en las patrullas comunes. Sólo la cercana relación de los cineastas con los soldados les permitió filmar en situaciones en las que otros periodistas deberían haberse detenido.
Antes de la retirada de EE.UU., del valle de Korengal – un abrupto barranco 10 kilómetros de longitud cerca de la frontera con Pakistán – fue el epicentro de la guerra de EE.UU. en Afganistán. Fue considerado un punto de relevo crucial para los combatientes talibanes de Pakistán en movimiento hacia Kabul, y se cree que varios líderes top de Al Qaeda lo han utilizado como base de operaciones. Hasta la fecha, cerca de 50 soldados estadounidenses han perdido la vida allí. Nat Geo emite Restrepo este sábado a las 21.00 hs.