RETOS INMEDIATOS DEL TLC PYNES Y EL TLC

                          

                   PARA REGRESAR A LA PRIMERA PAGINA DEL NOTILOCO CLIK AQUI

                     

                     

 

Los seis retos inmediatos para vigencia del TLC con EE.UU.
 
En Buenaventura, el crecimiento del comercio de importación colombiano llevó a que la utilización de la capacidad instalada pasara de 59,9% a 73,5% entre 2000 y 2005.
 
Con la visita oficial al país de legisladores americanos desde este martes, comienza en forma la etapa de implementación, en la que se tendrán que modificar leyes, fortalecer instituciones, crear otras y agilizar procedimientos para aprovechar al ciento por ciento el acuerdo bilateral.
 
La producción industrial, el transporte a puertos y aeropuertos, las exportaciones e importaciones, el fomento de la inversión extranjera y la protección a los consumidores, son los retos inmediatos del país para la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, así los tiene identificados Planeación Nacional.
 
Al menos seis legisladores americanos se reunirán con autoridades, ministerio y el Presidente de la República este martes y miércoles para conocer los avances sobre los cambios más urgentes que se deben hacer para la vigencia del TLC. Por su parte Estados Unidos también tiene que hacer cambios específicos para recibir productos elaborados en Colombia.
 
En los temas de la producción industrial, Hernando José Gómez, director del Departamento Nacional de Planeación, indicó que el país debe apuntar a poner en marcha la Unidad de Desarrollo Bancóldex, para impulsar proyectos de emprendimiento empresarial. Igualmente, es clave el desarrollo de paquetes tecnológicos para el sector agropecuario.
 
En relación con el área de transporte a puertos y aeropuertos, señaló el Director de Planeación que es fundamental la aprobación de la Ley de Asociaciones Público Privadas, la cual prevé que el Estado realice contratos con el sector privado, cuando sea necesario, para construir, mantener y operar la infraestructura en todos los sectores.
 
“Pasamos de comprar infraestructura a pagar por el servicio de esa infraestructura, eso va a permitir que los Fondos de Pensiones, las aseguradoras, y Fondos de Inversión van a poder empezar a invertir, porque vamos a separar al inversionista de quién hace totalmente la obra. Quien estructura el proyecto, asume el riesgo y se alinean mejor los incentivos para que los que hacen la inversión escojan los mejores constructores”, explicó Gómez.
 
Para la aplicación de esta ley se crearán indicadores de gestión. Por ejemplo en Argentina hay carreteras en las que los dueños de construcción se comprometieron a que por una vía o peaje pasen, por ejemplo, 100 carros por hora, si por alguna razón esto no se cumple, existe la obligación de levantar las barandas del peaje y dejar que los carros circulen.
 
Uno de los primeros proyectos con iniciativa privada será la construcción del ferrocarril del Carare, para sacar el carbón del centro del país.
 
Planeación Nacional destacó la necesidad de adelantar estudios y obras para la navegabilidad del río Magdalena, una nueva política del transporte de carga y la estructuración adecuada de proyectos.
 
Para agilizar el flujo de productos se debe hacer énfasis en los procesos de inspección simultánea en puertos (hoy un conteiner lo abren varias veces, primero la Dian, luego la Policía Antinarcóticos, o las autoridades sanitarias para certificar su contenido) y en que los mismos trabajen siete días a la semana, 24 horas al día.
 
“Un tema fundamental es el de la inspección simultánea en los puertos, lo que requiere una definición en el tema de los escáner para hacer la vigilancia no intrusiva de mercancía. Todo eso va a requerir unas inversiones que estamos identificando. Cada ministerio o cada institución debe priorizar en su presupuesto de 2012 recursos de inversión y funcionamiento para atender las necesidades más urgentes para el tema del aprovechamiento del TLC”, dijo el Director del DNP.
 
También se establecerá una política portuaria para el sector minero-energético para evitar que cada compañía tenga su propio puerto.
 
Para hacerle frente a la entrada en vigencia del TLC, otras acciones tienen que ver con el Sistema de Inspección de Alimentos y el Sistema de Trazabilidad en el sector agropecuario, así como la reestructuración del Invima y el Instituto Nacional de Salud.
 
“En relación con la exportación de productos ya procesados del sector agropecuario, como las conservas, requerimos que estas sean adecuadamente registradas, por ejemplo, en la composición de sus niveles sanitarios. Necesitamos tener todo un ejercicio de trazabilidad para que nos facilite la exportación, especialmente en carne bovina y de lácteos. Adicionalmente, tenemos que generar todo un proceso de reconocimiento sanitario y fitosanitario”, explicó el Director del DNP.
 
Destacó el Director de Planeación que es urgente la consolidación de la normativa de protección de los derechos de los consumidores y las técnicas de etiquetado. “En el tema del etiquetado, tan importante para proteger al consumidor, la labor del Invima es absolutamente crítica y por eso su reestructuración es importante”, puntualizó.
 
También se buscará una capacitación para la elaboración y procesamiento de productos orgánicos, los cuales deberán llevar sellos verdes. Esta es una gran oportunidad pues los consumidores de países desarrollados están dispuestos a pagar un precio mayor por sus características, con resoluciones para productos con sello ambiental colombiano.
 
Además se contempla el reconocimiento en carne y frutas por parte de las autoridades fitosanitarias de Estados Unidos. La creación de la Agencia Nacional de Contratación y difusión del manual de compras públicas.
 
Entre los paquetes de acciones que se han identificado está la modificación de criterios para la expedición de visas y homologación de títulos. Que las empresas implementen estándares internacionales de contabilidad.
 
Para mejorar el flujo de comercio es indispensable las actualizaciones de normas e comercio electrónico y con ello validar la firma electrónica.
 
Instituto Nacional de Metrología, aspecto clave
Este centro funcionará adscrito al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Hoy las empresas requieren enviar al exterior las composiciones químicas de sus productos para que sean certificadas, lo que significa elevados costos y falta de competitividad frente a sus pares de la región.
 
“Si nosotros quisiéramos exportar a Estados Unidos productos de la petroquímica, todos tienen que tener una certificación de cuál es su composición. O si queremos exportar medicamentos, tenemos que certificar cuál es su composición. No basta que simplemente el laboratorio diga tiene esta composición. No, tiene que certificarse”, destacó.
 
La Metrología es la ciencia e ingeniería de la medida, incluyendo el estudio, mantenimiento y aplicación del sistema de pesas y medidas. Actúa tanto en los ámbitos científico, industrial y legal, como en cualquier otro demandado por la sociedad. Su objetivo fundamental es la obtención y expresión del valor de las magnitudes, garantizando la trazabilidad de los procesos y la consecución de la exactitud requerida en cada caso; empleando para ello instrumentos métodos y medios apropiados.

 

 

 

       

Pymes y TLC, entre luces y sombras
MUCHO SE HA dicho de cómo le irá al país con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Otra historia se escribe de puertas para adentro en pequeñas y medianas empresas. Cuatro ejemplos.
 
Juan Fernando Rojas T. | Medellín | Publicado el 6 de noviembre de 2011
 
No hay vuelta atrás. Los seis años que tardó en aprobarse el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos fueron una suerte de chance adicional para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) del país se prepararan para hacer frente a un acuerdo que desde antes de entrar en vigor, posiblemente a finales de 2012, abre la puerta de las oportunidades, pero también de las amenazas.

Las oportunidades están en la apertura de nuevos nichos de mercados, donde pueden entrar a competir los productos colombianos exportados con cero arancel.

Pero llegar a esa meta depende de alcanzar mayores niveles de productividad para ser competitivos frente a un mercado de alta demanda, pero exigente en calidad y valores agregados de lo que consume.

La eficiencia requerida tiene un punto a favor en que el 73 por ciento de las materias primas provenientes de Estados Unidos tendrá cero arancel desde el mismo momento en que entre en vigencia el TLC. Esto implicará una reducción en los costos de producción, al tiempo que se puede ganar en tecnificación, sumado a que se podrá exportar de manera permanente sin pagar más aranceles.

De otro lado, las amenazas están servidas.
No se puede olvidar que el tratado es de doble vía y que Estados Unidos lleva un largo camino recorrido para alcanzar estándares productivos con alto grado de innovación apoyado en tecnología. A eso se suma que es puente para que manufacturas provenientes de otros países como China puedan llegar al creciente mercado colombiano a precios que, en las condiciones actuales, resulta muy complejo para las pymes poderles competir.

De ahí que líderes gremiales y analistas económicos consultados por este diario coincidan en que las pymes no tienen otro camino que el de unirse, y encontrar en la asociatividad la llave para tener el volumen suficiente que les permita penetrar en el mercado estadounidense.

"Construir relaciones comerciales es difícil, no es asunto de coger un maletín y viajar a vender a Miami. Hay que hacer una inteligencia de mercados y la paciencia es clave", explica Alejandro Gaviria Uribe, decano de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes.
 
» ¿Qué viene con este tratado?: responden gremios
- Para el sector lechero, el acuerdo con Estados Unidos trae grandes retos, teniendo en cuenta los plazos de desgravación pactados, entre 7 y 15 años. Aún falta ganar mucho más en competitividad en las explotaciones de minifundio, las más vulnerables y que se encuentran en desventaja frente a los ganaderos estadounidenses, que gozan de ayudas internas otorgadas por el Gobierno.
"Se requiere un gran esfuerzo en implementar políticas públicas para alcanzar el estatus sanitario norteamericano, de lo contrario, así exista desgravación arancelaria de doble vía, las exigencias sanitarias se convierten en barreras para el ingreso de los lácteos colombianos al mercado de Estados Unidos", afirma Jorge Andrés Martínez, director Ejecutivo de Asoleche (en la imagen).

- El TLC no coge al sector textil-confección con los pantalones abajo, pues se vienen preparando para el comercio con cero arancel desde hace varios años.
 
"Tenemos hoy una estructura de compañías mucho más liviana, más ajustada a sus costos reales, diversificada y mucho más moderna en sus portafolios de productos", explica Carlos Eduardo Botero Hoyos, director Ejecutivo de Inexmoda.
De ahí que el gremio le haya pedido al Gobierno, a través de Proexport, que haga un mayor trabajo de promoción y activar en los empresarios la visión exportadora. En el mercado de Estados Unidos se puede encontrar nichos valiosos, teniendo en cuenta que país importa más de 100.000 millones de dólares en textiles y confecciones al año
.

- En la actualidad no hay importaciones de pollo al país, solo de carne molida como subproducto y es residual.

En cuanto a las exportaciones, hasta hace unos años solo se llegó a los mercados de Venezuela y Ecuador.

La entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos impone a los avicultores grandes retos. De las cerca de 6.000 granjas que hay en el país, el 60 por ciento ha obtenido certificaciones en bioseguridad. "De aquí para allá, sabemos que no es difícil competir. En Estados Unidos podemos llegar a nichos específicos pero se requiere el apoyo de las autoridades sanitarias colombianas para que homologuen sus normas con las del país del norte", concluye Fernando Ávila Cortez , director económico de la Federación Nacional de Avicultores.

- El sector de cuero y calzado y marroquinería apuesta a la  transformación productiva que impacte en los próximos 5 años indicadores de competitividad, empleo y exportaciones. "Estamos desarrollando un proyecto piloto con 18 empresas para identificar nichos de mercado en Estados Unidos y canales de comercialización", comenta Luis Gustavo Flórez, Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (Acicam). Para el líder gremial, la mayor amenaza no viene de Estados Unidos, sino de las importaciones legales subfacturadas, donde piden la acción urgente del Gobierno. Con las preferencias del Atpdea, el sector registra exportaciones anuales de US$52 millones, pero quieren duplicarlas con el TLC y retornar a niveles de hace una década.
 
» Cuatro empresas, cuatro sectores que encaran el acuerdo con Estados Unidos
Lácteos Betania no llora sobre leche derramada
En Santa Rosa de Osos, a orilla de carretera, la procesadora y comercializadora Lácteos Betania se prepara silenciosamente para hacer frente al TLC, un combate para el sector lechero como el de David contra Goliat.

Esta empresa familiar inició cuando Eliseo Pérez Mesa con su esposa empezaron a producir quesos artesanales en su casa, por allá en 1988. Pero el negocio se creció y hoy Betania tiene 170 empleados, facturó 43.000 millones de pesos en 2010 y ofrece 60 productos entre leche, quesos, yogures y, recientemente, panadería. Para ello acopia entre 90 mil y 100 mil litros diarios de leche que compra a cerca de 660 pequeños productores del norte de Antioquia, mientras expanden su red de comercialización en el valle de Aburrá y Oriente, Bajo Cauca, Suroeste del departamento. Consciente de que hay una desventaja enorme frente a los subsidios que reciben los productores estadounidenses y que ya es tarde para llorar sobre la leche derramada, Betania no esperó a que el TLC entre en vigor para tecnificar y diversificar su portafolio.
 
Sobre la planta actual se construye otra para procesar productos larga vida, con una inversión de 1.500 millones de pesos en obras y equipos más modernos. "Hoy un litro de leche lo compramos en 900 pesos y lo vendemos a 1.230 pesos, un margen de rentabilidad muy bajo para asumir todos los costos de producción, mientras que la leche larga vida se puede comercializar a 1.900 ó 2.000 pesos", explica Verónica Arismendi, a cargo del área financiera de Lácteos Betania. Otra forma de encarar al TLC es reduciendo la línea de quesos, enfocándose en aquellos que sean más apetecidos y de mayor valor agregado. Pero los ajustes no se quedan en la producción. Al tiempo que se busca ganar más eficiencia en los costos y tiempos de distribución de los productos, Betania comienza a mirar más allá de las fronteras nacionales: "estamso en gestiones para ver las condiciones y comenzar a exportar a Panamá, con el TLC no nos podemos quedar quietos", señala Verónica con tono esperanzado.

Avicultores no comen cuento del pollo gringo
El 'coco' para los avicultores colombianos es la llegada al país con el TLC de los 'cuartos traseros', como llaman al conjunto de pierna, pernil y rabadilla de los pollos. Pero eso tiene sin cuidado a Pollos Paulandia, empresa con 24 años en el mercado, que cubre casi toda la cadena de producción avícola. Va desde la cría, con 60 granjas, hasta el procesamiento en su planta en Hatillo y comercialización para grandes superficies (marcas blancas), supermercados, asaderos, restaurantes y tiendas.

Así, emplean hoy a 220 personas, procesan 20.000 pollos diarios y engordan 6 millones de pollos al año. En los últimos cinco años han duplicado su producción.Para Fernando Almanza, director de Producción de esta empresa con 220 empleados, la clave está en responder a distintos nichos de mercado con lo que quiere, cuándo y cómo lo necesite: "Los perniles que llegarán de Estados Unidos son muy grandes y sin duda más baratos, pero sabemos que se salen de los costos de un restaurante de un barrio popular con almuerzos a bajo precio o de lo que una tienda puede vender para sus clientes de bajos ingresos", explica Almanza.
Ahora Paulandia no piensa en exportar, considera que aún hay mucho para dónde crecer local y regionalmente, en tanto, se ocupa de ganar productividad en su planta y competirle a los 'cuartos traseros' gringos con otras presas más apetitosas y a buen precio, como la pechuga y las alas.

En Donmatías se preparan para competir
Detrás de su escritorio, rodeado de planillas de producción, Luis Ángel Borja levanta la mirada, ve a sus trabajadores a través de las persianas y dice con convicción: "Veo el TLC con esperanza de crecer en maquila y competir con los grandes".
Este hombre de 49 años y que ha trabajado desde hace 25 en confecciones, desde 2003 montó toldo aparte con Creaciones LyN, empresa que empezó con ocho máquinas de coser y seis empleados. Hoy en su fábrica de 400 metros cuadrados tiene a 75 empleados que trabajan al ritmo de 55 máquinas que dan forma a cerca de mil bluyines al día y factura 180 millones de pesos mensuales.
Esta maquiladora es una de las 140 asentadas en el casco urbano de Donmatías, municipio del norte de Antioquia que es reconocido como una de las mecas de la confección de reconocidas marcas, sobre todo con prendas en índigo, tanto para el mercado nacional como internacional.
Mientras termina de reponerse de las deudas que dejó la crisis comercial con Venezuela, que redujo la producción e ingresos en más de 60 por ciento hace tres años, ahora Luis Ángel está empeñado en ganar eficiencia con el reemplazo de máquinas por otras de mayor tecnología y ampliar su fábrica. Sabe que los retos que se vienen son grandes.

"El producto colombiano le gusta a los gringos, pero es un hecho que con ese TLC se abre la puerta para que prendas chinas se nos metan al país. Un ejemplo, una chaqueta de bluyín que aquí confeccionamos en 35.000 pesos, en la China lo hacen por 18.000 pesos, no más", explica Luis Ángel, quien debe lidiar con gastos que ascienden al 85 por ciento de los ingresos, una buena corresponde a nómina.

Por eso sabe que debe incrementar la producción y se trasladará para una de las bodegas de 600 metros cuadrados de la zona industrial que se construye en las afueras de Donmatías. Pero su plan va más allá.
"Si nos unimos podemos competir mejor. Mi idea es poder juntarnos seis maquilas, unas 400 máquinas en producción, para construir las bodegas necesarias, compartir métodos de producción y salir a buscar clientes grandes", comenta Luis Ángel, quien seguirá confeccionando a terceros, pues comercializar directamente implica inversiones muy altas.

Cueros Vélez le madrugó al TLC para crecer
Mucho antes de que en Colombia se hablara de TLC con Estados Unidos, Cueros Vélez hacía su tarea de internacionalizarse. Esta empresa creada hace 25 años y que hoy genera 1.850 empleos, dio su primer paso fuera del país en 2001 con la primera tienda Vélez, en Costa Rica. Al año siguiente llegó a Panamá, en 2006 a Venezuela, le siguió Guatemala y en 2011 ya abrió en Ecuador y República Dominicana.
El plan de expansión estima arribar con tiendas propias a Estados Unidos, Brasil y México en los próximos tres años. En 2015, la meta es tener presencia en 12 países de la región con 50 tiendas. Hasta ahora han invertido más de 3 millones de dólares en la operación internacional, sin descuidar el mercado nacional con las 197 tiendas actuales y 12 más que abrirán en 2012.
Los resultados saltan a la vista: crecimientos este año de 25 por ciento en ventas y de 52 por ciento en exportaciones. Las claves del buen desempeño las resume Juan Carlos González, director de Operaciones Internacionales, en ganar eficiencia productiva, ampliar las líneas de negocio, y diseños con alto valor agregado y contenido de moda.
"Para nuestro sector son más las oportunidades, pues nuestros productos tienen tienen alto contenido de mano de obra que es más económica que en países como Estados Unidos. La amenaza está en que Asia demanda mucho cuero que se va del país y encarece los precios a nosotros como productores locales", concluye González