Santos, Chávez Makled-

 

El próximo error de Santos
Ignacio De León
Este nuevo descubrimiento de la conexión Makled-Hezbollah-Chavez, lo pone a Santos en el mismo predicamento que al novio que se arrepiente luego de haber enviado las invitaciones al matrimonio
Es una ironía que las relaciones colombo-venezolanas dependan hoy del silencio de un narcotraficante, el venezolano Waled Makled, detenido desde el pasado agosto en Colombia. Sobre Makled pende una doble solicitud de extradición, la de Venezuela y los Estados Unidos, lo que no quitaba el sueño al Presidente colombiano Juan Manuel Santos, pues la extradición de narcotraficantes extranjeros en Colombia es asunto casi de rutina. Ahora Santos enfrenta un verdadero dolor de cabeza, porque ha saltado la liebre por donde menos lo esperaba.
 Según un escalofriante artículo de Roger Noriega (en español), ex Secretario Adjunto de Estado para el Hemisferio Occidental, publicado el pasado 21 de marzo en el Washington Post, hay evidencia contundente que hace aparecer a Makled vinculado con negocios con el movimiento terrorista islámico Hezbollah, en cuatro empresas constituidas en Venezuela, cuya finalidad es dotar de fachada financiera las operaciones que esa organización terrorista tiene en el pais. Según Noriega, esta es la punta del iceberg de las operaciones de Hezbollah en Venezuela, las cuales incluyen desde reuniones entre terroristas de esa organización solicitados por INTERPOL, en Fuerte Tiuna, en Caracas, hasta el reclutamiento de venezolanos para entrenamiento y adoctrinamiento en fundamentalismo islámico Shiíta en la ciudad de Qom, en Irán.
 Santos se ha enterado tarde que Makled no es un narcotraficante cualquiera. Había dado su palabra a Chavez de extraditarlo a Venezuela, creyendo que con eso hacia un acto de autoafirmación frente al displicente gobierno de Obama (quien, estúpidamente, había demorado la firma del TLC con Colombia), y de paso, consolidar su amistad con su “nuevo mejor amigo” vecino, o hipocresías aparte, mantener contento al malandro que mantiene en vilo al barrio con sus constantes cobros de peaje.
 Lamentablemente para Santos, este nuevo descubrimiento de la conexión Makled-Hezbollah-Chavez, lo pone en el mismo predicamento que al novio que se arrepiente luego de haber enviado las invitaciones al matrimonio, por enterarse que ha embarazado a su novia anterior. Si le hace el desaire a Chavez y no entrega a Makled, se arriesga a recibir un balazo la próxima vez que se lo cruce en las escaleras del barrio; si cumple con la promesa, sabe que esta echándose encima a los gringos, quienes no le perdonarán haber sacrificado al testigo estrella, al contador de Al Capone. Porque los gringos pueden convivir con traficantes de cocaína, literalmente hasta las narices (nunca estuvo mejor dicho); pero permitir que el terrorismo shiíta iraní se afiance en las Américas, protegido por el gobierno venezolano, esas son palabras mayores. Que no se equivoque el Presidente Santos: aquí terminan las maneras melifluas de la diplomacia colombiana que siempre se las arregla para quedar bien con Dios y con el Diablo.
 Santos tendrá que pensar muy bien si quiere seguir haciendo “nuevos mejores amigos” en su vida; este último pareciera haber sido un error. Está por verse si estamos por presenciar la amistad más breve de todos los tiempos, o del próximo error de Santos.
 Walid Makled: Una papa caliente en manos del presidente Hugo Chávez
Guillermo A. Zurga
 El Tribunal Supremo de Justicia de Colombia, dictaminó recientemente, que el conocido narcotraficante venezolano de ascendencia siria, Walid Makled sea extraditado, bien a Estados Unidos de Norteamérica o a Venezuela, países éstos cuyos gobiernos han reclamado su extradición. Se dieron 30 días de plazo, al poder ejecutivo, para que se proceda con la entrega.
 Hace unos dos meses atrás, el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, declaró públicamente que había decidido que éste narcotraficante y delincuente común, sería extraditado a Venezuela, y que solo haría faltaba que el tribunal de justica colombiano decidiese sobre la legalidad de su extradición, lo cual acaba de ocurrir. De honrar su decisión de ese entonces, el presidente de Colombia entregaría al narcotraficante a la justicia venezolana tal como lo prometió, lo cual según algunas fuentes, es un hecho.
 Según se supo, la extradición a Venezuela se basa en argumentos jurídicos, dado que en ese país, además de otros cargos, se le solicita por homicidio, considerado como el delito de máxima importancia, ante el que interpuso Estados Unidos de Norteamérica, por conspiración para el tráfico de narcóticos, considerado más leve. Por otra parte, al parecer Venezuela hizo la solicitud de extradición, primero. Sin embargo, no es de extrañar, que el gobierno de los Estados Unidos, en lugar de molestarse por la decisión del presidente Santos, estén preparados para sacar provecho del juicio y esperado espectáculo que se produciría en Venezuela, con este caso.
 Mientras tanto, el extraditable ha permanecido en Colombia, ha cantado como un canario, y de las muchas cosas que ha dicho, ha expuesto a personajes del gobierno bolivariano de Hugo Chávez, involucrándolos, con nombres y apellidos, en sus andanzas delictivas y criminales ya conocidas, aún cuando el sostenga que es inocente, y que su caso es político.
 Debido a que Walid Makled, al ser extraditado a Venezuela, tal como se presume, correría inminente peligro, ante la posibilidad de que el gobierno bolivariano de Venezuela se ensañe con Alevosía en contra de él, es la razón por la que ha solicitado al gobierno de Colombia que le exija al gobierno venezolano que garanticen su integralidad física, que no le violen sus derechos a la defensa, y que su juicio sea público y televisado, a objeto de que toda la colectividad observe su desarrollo.
 Sin duda alguna, este caso de Walid Makled representa una gran piedra en el zapato del presidente Hugo Chávez, razones por las que tendrá que actuar muy cuidadosamente, dada la alta atención que la comunidad internacional pondrá sobre el caso. Walid Makled ha señalado como colaboradores y cómplices suyos a muchos altos personeros del gobierno revolucionario que preside Hugo Chávez. Seguramente todas estas denuncias en detalle, saldrán a la luz pública en pleno juicio, que seguirían salpicando al régimen chavista, descubriéndolo como un gobierno corrupto e inescrupuloso, con nexos con el narcotráfico, que por razones lógicas, el gobierno se verá en la necesidad de contener hasta donde le dejen, las circunstancias a presentarse. He allí, una verdadera papa caliente en las manos del presidente venezolano
PARA REGRESAR A LA PAGINA  PRINCIPAL DEL NOTILOCO CLIK AQUI
 
 
ANALITICA.COM